A medida que tu empresa crece, también lo va haciendo el volumen de tareas administrativas. Si quieres que tus equipos ahorren tiempo y se centren más en sus tareas principales, tienes que automatizar tus procesos, especialmente los de recursos humanos mediante la implementación de un SIRH

Aunque estas soluciones solían ser caras y difíciles de poner en marcha para las PYMEs, la llegada del modelo SaaS y el aumento del número de editores en el mercado han permitido dos cosas: que los precios bajen y que aparezcan soluciones "a la carta". Debajo te explicamos en qué consiste y cómo este tipo de software responde a los retos de una PYME.

El concepto de SIRH "a la carta”

Existen dos grandes tipos de SIRH:

El SIRH completo

Un SIRH completo o “todo en uno” funciona como un ERP. Una base de datos única (expedientes de RRHH en línea) alimenta los distintos módulos necesarios para la gestión de los RRHH: gestión del personal, control horario, formación, gestión del talento, etc. Una de las principales desventajas de este enfoque es la necesidad de adquirir todos los módulos al mismo tiempo, incluidos los que no son realmente necesarios. Pocos editores ofrecen soluciones a la carta y es más difícil conseguir que el SIRH “todo en uno” se interconecte con una solución de terceros.

El SIRH compuesto

También conocido como Best of Breed, el SIRH compuesto se compone de un conjunto de herramientas de RRHH dedicadas a la gestión de procesos específicos (gestión del tiempo por un lado, gestión de personal por otro lado, por ejemplo). Cada herramienta se posiciona como la mejor de su categoría.

La ventaja para una PYME es que cada software ofrece una experiencia funcional profunda. Estas herramientas suelen ofrecer opciones de interconexión con otros software (de nómina, formación, etc.), lo que permite construir un SIRH "a la carta" y automatizar sus procesos progresivamente.

Una mejor gestión de tu transformación digital y de tu presupuesto

Invertir en un SIRHes un proyecto que requiere tiempo y dinero. Dos recursos que suelen ser limitados en las PYMEs. El SIRH "a la carta" elimina estas dos limitaciones. El hecho de automatizar sus procesos uno por uno reduce el tiempo que hay que dedicarle y permite recurrir sólo a lo que se necesita en un momento determinado.

Lo mejor siendo enemigo de lo bueno, es preferible centrarse en las necesidades más urgentes (las tareas que causan más errores o hacen perder tiempo) y esperar un poco antes de considerar futuros requisitos. Por ejemplo, la mayoría de las PYMEs empiezan por digitalizar su gestión de vacaciones y ausencias. Este proceso es relativamente sencillo de automatizar, ofrece una relación inversión/beneficio adecuada y la herramienta puede implementarse en pocas semanas.

Una herramienta que se adapta a las evoluciones de la empresa

Un SIRH "a la carta" responde tanto a los retos de una PYME como a los de un gran grupo o una multinacional. La única diferencia es el número de módulos que componen el SIRH. Debajo son los que te recomendamos adoptar, según tus necesidades actuales.

Para una empresa de 5 a 20 empleados y sin proyecto de reclutamiento

Si ya no deseas gestionar tus procesos de RRHH de forma manual, puedes recurrir a soluciones adaptadas a empresas muy pequeñas. Cuando crezca tu empresa, probablemente tendrás que cambiar de software, pero la ventaja es que ya habrás estructurado tus procesos.

Para una empresa de 30 a 80 personas y con una plantilla estable

Empieza por automatizar procesos administrativos sencillos, como la gestión de vacaciones y ausencias o de los expedientes de RRHH de tus empleados. Más adelante, podrás incorporar gradualmente nuevas soluciones a tu SIRH.

Para una empresa en crecimiento acelerado o con una alta rotación de personal y de más de 80 empleados

Añade a la fórmula anterior módulos de onboarding y de control de objetivos (individuales y de equipo) para anticipar y absorber el crecimiento de la plantilla, pero también para favorecer el desarrollo de las competencias de tus empleados.

Para una empresa internacional

Cuando tu SIRH ya está totalmente implementado, es esencial que se adapte a las normas de cada país y, por lo tanto, que ofrezca una flexibilidad de configuración (para tener en cuenta las diferencias de una entidad legal a otra). También debes comprobar que el SIRH esté disponible en varios idiomas.

No te olvides que aunque la implementación de un SIRHcontribuye a mejorar el rendimiento de la empresa, no es suficiente por sí misma. La herramienta es un medio, no un fin. Por lo tanto, las costumbres dentro de tu empresa también también tienen que evolucionar.

Por último, aunque el alcance funcional de tu SIRH es obviamente la clave del proyecto, es la experiencia del usuario la que garantiza su éxito. Un SIRH bien diseñado e intuitivo limita la resistencia al cambio, por lo que estos dos criterios terminan siendo primordiales para tu PYME.