Después de más de 1 año desde el voto de la ley de control horario, la encuesta de Hays «What Workers Want 2020» revela que el 66% de las empresas encuestadas considera que esta regla es difícil de aplicar. Sin duda, la implementación del teletrabajo en masa en España desde el principio de la pandemia del COVID-19 no ayudó a los empleadores. En efecto, para controlar los horarios laborales a distancia, es necesario mostrarse muy organizado mediante herramientas que permiten compartir los datos entre los empleados y los RRHH. 

Llegaron las primeras sanciones y las empresas ya no tienen otra opción que cumplir con la ley de control horario. Pero aunque muchos ven la ley de control de las horas trabajadas como una penalidad, te vamos a demostrar en este artículo que podría ser una ventaja, tanto para los empleados como para las empresas. 

Índice
La ley de control horario: ¿qué sanciones para las empresas?
Sanciones por incumplimiento de la ley 
Las primeras multas en España

El control de las horas laborales: una ley favorable para todos
Registrar los horarios para mejorar la comunicación entre los empleados
Controlar las horas para reducir el absentismo laboral

La ley de control horario, ¿qué sanciones para las empresas?

Sanciones por incumplimiento de la ley

Tras la actualización del Estatuto de los Trabajadores, el artículo 7.5 de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social fue modificado: 

Artículo 7.5 de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social

Entonces, el no registro de los horarios laborales equivale a una infracción grave. En la LISOS (Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social) también son mencionadas las multas por infracción grave:

  • Grado mínimo: de 626 a 1.250 euros
  • Grado medio: de 1.251 a 3.125 euros
  • Grado máximo: de 3.126 a 6.250 euros

Obviamente, en caso de control, no solo se fijan si las empresas archivan bien los registros. También controlan por ejemplo si se computan correctamente las horas extraordinarias, y las multas correspondientes pueden alcanzar los 187.515 euros.

Las primeras multas en España

El primer año de vigencia de la ley, en 2019, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social envió más de 5.000 expedientes por infracción, con multas de un promedio de 1.000 euros. Al final del año habían recaudado 1,26 millones de euros, de los cuales 113.000 euros correspondían a sanciones por falta de registro de los horarios laborales y el resto a sanciones por incumplimiento relacionado a los tiempos de trabajo.

La pandemia complicó las inspecciones en 2020, con la implementación masiva del teletrabajo. En efecto, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social tiene que respetar el derecho a la inviolabilidad del domicilio de todo español. Por lo tanto, invita a los empleados a denunciar a sus empleadores que alargan la jornada laboral o que no respetan su derecho a la desconexión digital.

El control de las horas laborales: una ley favorable para todos

Según la encuesta de Hays «What Workers Want 2020», la mitad de los empleados encuestados piensa que la ley de control horario les es favorable (el 34% no tiene opinión) pero el 55% de los empleados consultados hace horas extras que no son remuneradas o recuperadas. Además, el 84% confiesa que el control horario no ha cambiado su jornada laboral. Estas cifras demuestran que las empresas aún no implementaron correctamente el control horario, cuando podría ayudar a optimizar sus procesos de gestión del personal.

Registrar los horarios para mejorar la comunicación entre los empleados

Los empleados tienen razón, el control horario es un beneficio para ellos. Pero como el 66% de las empresas admitió que no sabe bien cómo aplicar la ley, pocos en España se aprovechan de las ventajas de un control horario bien realizado: 

  • poder visualizar su carga laboral;
  • llegado el caso, alertar al mánager sobre una cantidad de horas de trabajo excesiva (con pruebas tangibles);
  • tener una visión amplia de la repartición de la carga de trabajo dentro de un equipo para mejorar su organización y su efectividad;
  • saber cuando un compañero está de baja y, si es necesario, rectificar rápidamente la organización del equipo (redistribuir el trabajo del empleado de baja, prever horas extras…).

Controlar las horas para reducir el absentismo laboral

La pandemia del COVID-19 afectó mucho a las empresas y tuvo un impacto muy fuerte en la tasa de absentismo laboral en España. Según un informe de Randstad, «cada día 367.000 personas no acudieron a su puesto de trabajo pese a no estar de baja médica, lo que supuso la pérdida de un 2% de las horas pactadas» sólo durante el segundo trimestre de 2020. 

Un control óptimo de las horas trabajadas de parte de las empresas podría haber bajado este resultado, si hubieran detectado a los empleados ausentes sin parte de baja.

Un seguimiento de las horas ofrece muchas ventajas que favorecen un clima laboral positivo, disminuyendo los riesgos de absentismo. Un registro de horas trabajadas riguroso permite:

  • tener una visión de 360° del calendario de los equipos, y saber quién está en la oficina, en teletrabajo o ausente;
  • identificar desviaciones en los horarios de los empleados (trabajo nocturno, etc.) y poder pedir sus motivos;
  • poder calcular las horas extras y su valoración en nómina;
  • controlar la carga de trabajo de cada empleado para saber si los objetivos de la empresa son alcanzables.

Obviamente, no es nada fácil aplicar la ley de control horario al teletrabajo. Para realmente ver los beneficios del control de los tiempos laborales, es necesario optar por una herramienta digital que permita a los RRHH no solo registrar las horas trabajadas de los empleados, sino también ahorrarles tiempo y generar informes de manera sencilla (sobre el absentismo en su empresa por ejemplo), entre muchos otros beneficios. De esta forma, la obligación de controlar los horarios se transforma en una oportunidad para mejorar la productividad y la organización de los equipos.

esencial-RRHH-blog-es