Un estudio realizado por Deloitte en 2017 puso de relieve el descontento general de los empleados con la entrevista de evaluación anual, tanto por parte del evaluado como del evaluador. Considerado ineficaz, cronófago e incluso inútil para algunos, este proceso sigue siendo necesario para las empresas, aunque sólo sea para gestionar el rendimiento del equipo o la evolución de carrera de los empleados. 

Antes de enterrar la entrevista anual de evaluación, como sugiere la prensa cada año, el editor de software Lucca analizó las prácticas de 260 empresas francesas en este ámbito. ¿Cómo llevan a cabo sus campañas? ¿Cómo se diseñan sus formularios de evaluación? ¿Qué temas se abordan durante las entrevistas? 

Se identificaron tres puntos principales de fricción que explican el desencanto de los empleados por las entrevistas de evaluación anuales:

1- La entrevista anual trata demasiados temas

La evaluación del rendimiento, la revisión de los objetivos, formaciones y las solicitudes de evolución … son todos ellos temas que generalmente se tratan de manera confusa durante las entrevistas anuales de evaluación. Las empresas lo confirman: el 71% de ellas informan que abordan al menos tres temas principales durante sus campañas, incluyendo la revisión de los objetivos de equipo (29%) o la evaluación del rendimiento de los empleados para establecer los aumentos (21%). Pocas, sin embargo, abordan el tema crucial del desarrollo de los empleados (4,8%). 

La multitud de temas tratados hace que las entrevistas sean demasiado largas a la hora de prepararlas, ilegibles para el empleado, difíciles de manejar por el mánager e imposibles de analizar para los responsables de recursos humanos.

Buena práctica:

Dedicar la entrevista de evaluación únicamente al desarrollo del empleado. La evaluación anual no es el momento para hacer balance de los objetivos (que se realizan por proyectos, de forma semestral o trimestral) ni de dar el feedback sobre acontecimientos que deberían haber sido objeto de una retroalimentación inmediata.

2- Los empleados no están suficientemente involucrados en las campañas de evaluación

La falta de interés por las entrevistas anuales en las empresas también puede explicarse por la falta de comprensión de lo que está en juego. Uno de cada cuatro empleados admite no entender el proceso de entrevistas anuales de su empresa y uno de cada seis ni siquiera lo conoce. Sólo el 4% de los empleados encuestados sienten que los procesos de evaluación anual son apreciados en su empresa. 

En cuanto a la preparación, los empleados tienen pocas ocasiones para anticiparse a las entrevistas. De hecho, el 18,4% de los encuestados dicen no recibir nunca el formulario de evaluación antes de la entrevista y el 18,4% sólo una semana antes, lo que no les da tiempo suficiente para familiarizarse con los criterios de evaluación ni para preparar su entrevista adecuadamente.

Buena práctica:

Dar a los empleados entre 15 días y 1 mes de preparación para que puedan tomar la distancia necesaria para iniciar el proceso de evaluación con más serenidad. También alentar la autoevaluación e invitarlos a enumerar lo que les ha gustado y lo que no les ha gustado durante el año. Esto permitirá al mánager comprender mejor los problemas de su interlocutor y ofrecer una respuesta personalizada.

3 – Las campañas anuales de entrevistas son demasiado largas 

La mayoría de los directores de RR.HH. admiten que nunca reciben completados el 100% de los formularios de evaluación (55%) y pasan entre 4 y 12 semanas gestionando las campañas. Además de los recordatorios tradicionales a los que van con retraso, la dificultad de las campañas puede deberse al contenido de los formularios de evaluación. Las preguntas que se alejan de la realidad del puesto del empleado o preguntas muy generales contribuyen a la desvinculación de los empleados con respecto al éxito de la campaña.

Buena práctica:

Interrogar a los empleados sobre el contenido de los formularios del año pasado: ¿es apropiado? ¿Las preguntas reflejan la realidad del puesto o las competencias requeridas en el mismo? ¿Los empleados se muestran sorprendidos por las preguntas?

10-consejos-para-que-las-evaluationes-del-desempeno-sean-finalmente-efectivas