El gobierno español aprobó el 9 de julio una nueva ley de Teletrabajo. Si bien el trabajo a distancia nunca había sido la primera elección de las empresas (tal vez por su potencial dificultad de implementación y control), la crisis sanitaria actual hace que muchos empleados lleven el trabajo a casa y que se necesite regular mejor este trabajo. 

Esta ley busca que los que trabajan desde casa tengan los mismos derechos que cuando acudían a su puesto de trabajo en la empresa. Algunos cambios fueron introducidos respecto al texto anterior, y endurecieron las sanciones por no llevar un acuerdo de teletrabajo firmado y adaptado a la ley (ahora van de 751 a 7 500 euros).

He aquí 4 preguntas frecuentes sobre esta nueva ley:

1. ¿Cuándo entra en vigor la nueva ley de trabajo a distancia?

La ley ya entró en vigor, pero existen algunas excepciones:

  • Las empresas que tienen regulado el teletrabajo dentro de su convenio colectivo tienen un plazo de 1 año para cumplir con la nueva ley, salvo que las partes firmantes del convenio acuerden un plazo superior (3 años como máximo).
  • Con respecto a las empresas que se vieron obligadas a trabajar a distancia por el COVID-19, están exentas de llevar un acuerdo hasta el 9 de agosto de 2021 o mientras existan medidas restrictivas en su comunidad autónoma.

2. ¿Quién puede teletrabajar?

Este decreto define el trabajo a distancia como aquel que se presta en el domicilio de la persona teletrabajadora (o el lugar escogido por ella) durante toda su jornada o parte de ella. Se entiende por ello, un trabajo representando un mínimo de 30% de la jornada laboral en un periodo de referencia de 3 meses. Esto equivale a 2 días de teletrabajo por semana.

Un aspecto importante es la voluntariedad de este teletrabajo, tanto para la empresa como para el empleado, requerirá un acuerdo individual firmado por ambas partes en el contrato inicial o realizado posteriormente. Esta decisión será reversible y el empleado podrá negarse a trabajar a distancia sin que pueda ser causa de despido ni de modificación “sustancial” de las condiciones de trabajo. 

Sin embargo, en los contratos de trabajo celebrados con menores de edad, en los contratos de prácticas, para la formación y el aprendizaje, se debe garantizar un mínimo de 50% de trabajo presencial. Además, los teletrabajadores ocasionales, y los que trabajan desde casa un día a la semana, quedarán fuera de este acuerdo.

3. ¿Cuáles son los deberes y derechos de la empresa ?

Los deberes

  • Como mencionado anteriormente, un acuerdo (el artículo 7 de la Ley 10/2021 detalla su contenido) deberá firmarse entre el empleado y la empresa. Esta última deberá entregar copia de todos los acuerdos de teletrabajo al comité de la empresa dentro de un plazo de 10 días. Esta copia se enviará a la oficina del empleo para que se pueda formalizar antes de tres meses. 
  • Garantizar la desconexión digital del empleado fuera del horario de trabajo. Es decir, respetar la duración máxima de la jornada conllevando una limitación en el uso de medios tecnológicos de comunicación empresarial. La instalación de una herramienta adecuada facilitará este seguimiento. 
  • Por lo tanto, se debe aplicar la obligación de registro horario como mencionado en la Ley sobre el registro de jornada. Si es necesario, adaptarlo para que sea adecuado y que refleje fielmente el tiempo que la persona dedica al trabajo a distancia.
  • Prever medidas de protección de riesgos característicos de esta forma de trabajo: psicosociales, ergonómicos y organizativos y de accesibilidad del entorno laboral efectivo.
  • Además, deberá proporcionar equipos de trabajo adecuados (equipos informáticos, materiales, herramientas…) a los empleados que vayan a trabajar desde casa. El texto habla de la obligación de enumerar los gastos que la persona que trabaja a distancia pueda tener con motivo del desarrollo de su actividad.
  • Se prohíben los despidos y la exclusión por “dificultades técnicas” debidas al trabajo a distancia, como por ejemplo la falta de adaptación a las condiciones o a las tecnologías que supone el teletrabajo.
  • La ley 10/2021 añade que las empresas están ahora obligadas a evitar la discriminación del trabajador a distancia, por razón de sexo, edad, antigüedad o grupo profesional o discapacidad.

Los derechos:

  • La empresa podrá controlar a los empleados. Podrá adoptar las medidas que considere adecuadas para comprobar que se está cumpliendo el trabajo. No se deja claro cuáles serán exactamente estas medidas, pero se resalta el respeto de la dignidad del empleado.

4. ¿Cuáles son los derechos de los empleados?

  • Los empleados podrán decidir si desean teletrabajar o no. 
  • Tendrán los mismos derechos que los trabajadores presenciales para recibir formación por parte de la empresa y a la promoción profesional. 
  • Como lo mencionamos, la empresa podrá realizar controles telemáticos siempre y cuando se garantice el derecho a la intimidad y protección de datos. Por ende, no podrá instalar aplicaciones en los dispositivos privados de los empleados ni exigir que los utilice para la realización de su trabajo.
  • Los empleados que trabajan de forma remota tendrán los mismos derechos que los que no lo hacen, es decir : conciliación, corresponsabilidad y desconexión laboral. 
  • Podrán tener un horario flexible siempre y cuando el registro de la jornada refleje de manera fiel las horas trabajadas.

¿Piensas en implementar el teletrabajo en tu empresa? Aquí te damos 7 métodos para implementarlo con éxito.

esencial-RRHH-blog-es