Aunque la práctica de las evaluaciones anuales en Europa se remonta a la década de los 80, las soluciones de gestión sólo han aparecido recientemente en el mercado… y en masa. Dependiendo de vuestra política de RR.HH., vuestra organización y vuestros métodos de gestión, no todas las funcionalidades son necesariamente útiles para vosotros. Por otro lado, es necesario para vosotros gestionar vuestras campañas dentro de un marco temporal definido, ser capaces de controlar su progreso y proponer un proceso sencillo y atractivo para vuestros empleados

Para ayudaros a elegir vuestra solución de gestión del desempeño, aquí os presentamos tres puntos de atención que no debéis obviar.

Comodidad de uso sí, pero de entrada para aquellos que realizan las entrevistas individuales

Las entrevistas en formato Word o Excel plantean serias limitaciones en cuanto a su uso, ya sea por parte del usuario o de los recursos humanos.  Una herramienta de software no facilitará el ejercicio, pero sin duda eliminará el engorroso procedimiento, siempre que la interfaz esté diseñada para el usuario final.

La calidad de la entrevista se basa esencialmente en una buena preparación por ambas partes, al igual que facilitar las condiciones. Por lo tanto, comprueba que el software seleccionado lo permita:

  • grabar y retomar posteriormente el rellenado del formulario, una versión web de respuesta accesible desde un PC, una tableta o un teléfono móvil. Las discusiones a veces suceden  fuera de las horas de trabajo;
  • que vuestros mánager tengan fácil acceso al historial de las entrevistas, especialmente si se multiplican las reuniones entre empleados y mánager: feedback, revisiones trimestrales de objetivos, revisiones de fin de misión o proyectos… Tienen otras cosas que hacer que buscar los informes de las entrevistas del año pasado.

Según un estudio realizado por Lucca, el 55% de los directores de recursos humanos nunca recuperan todos los formularios de entrevistas completadas. Sin una visión global del progreso de vuestras campañas, es difícil intervenir en el momento oportuno y ante la persona adecuada. 

Exije que desde el tablero de mandos se realicen tantas acciones como sea posible: relanzar a los empleados y mánager que no hayan preparado sus entrevistas, los que no validan la evaluación, ser alertados sobre los perfiles de riesgo, etc. Asegúrate de poder acceder fácilmente a la información clave: no completada, en curso, completada, expectativas de aprobación, reservas, etc.

Una mejor forma de gestionar los objetivos colectivos e individuales 

Tradicionalmente, el mánager establece los objetivos, organiza los puntos de progreso y eventualmente  impone nuevos objetivos de acuerdo con las nuevas necesidades operacionales. El empleado ejecuta e informa sobre el logro de los resultados.

Esta visión de la gestión no es satisfactoria ni para vuestros empleados ni para sus mánager que esperan un compromiso real de sus equipos. Obviamente, es más estimulante estar muy involucrado en la gestión de los propios objetivos.

El seguimiento de los objetivos es un indicador de rendimiento interesante, pero debe ser sobre todo una oportunidad para que el mánager y el empleado puedan comunicarse de manera continua y fluída. Si lleváis a cabo un modo de gestión colaborativa, aseguraos de que vuestros empleados puedan actualizar el progreso de sus logros y alertar sobre la posibilidad de alcanzar sus objetivos.

Al liberar a vuestros equipos de un proceso engorroso, se crean las condiciones favorables para una mejor calidad de las entrevistas. Para estar seguro de ello, no dudes en probar las soluciones por tí mismo tomándote el tiempo de explorar todas las funcionalidades de la herramienta.